lunes, 18 de junio de 2007

Nº1: ARTIMAÑA, MARZO 2007

(Página 2)
UN NEFTALÍ CUALQUIERA


Una tripa suelta
Un mojón ausente
Otro sorbo de vino
Otro espejo en la mente…

BASTANTE MÁS DE LO QUE TENGO

Era domingo,
Y probablemente
Todos los que se me cruzaron
Andaban con caña…
Menos esa señora,
Ella tenía un moño de tomate
Y un libro
Bajo el sobaco izquierdo…
Ella sí que sabía llevar bien un domingo en la mañana.

APÓCRIFOS SABIOS

El diario estaba abierto en la sección tiempo libre,
Pero el tiempo jamás es libre, al menos en el sentido clásico…
Era jueves santo,
Y yo después de algunos años, descarté el ateísmo.
Y Tauro decía así:
Salud excelente. (Tosí).
Su economía tomará un camino mucho más positivo.
Hoy disfrutará de un gran día de amor…
Después de todo, pensé.
Hoy día quizás sí deba correrme una paja.

--------------------

(Página 3)

AGNOSIS INVERNAL


Acá en la recepción
Uno puede darse cuenta de muchas cosas...
Que no importa cuantas latas de insecticidas vacíes,
Siempre quedan moscas...

Que hartos números de celular
Empiezan con 131...

Que las mujeres
No se percatan
De la belleza interior
(Aunque puede que yo sea un feo ecuánime)

Que la luz del sol en invierno
Puede ser la yema del dedo de dios
Supervisando que tan percudida está la capa terrestre...
Y en verano
Es solamente sol.

Y que las poesías malas
Con el frío
Deberían terminar en puntos suspensivos...

[ Gustavo Ramírez ]

--------------------

(Páginas 4 y 5)
LEJANA Y ESPESA – UN POEMA PARA CARLA

Tempestad.
Mi placer por la tormenta de un poema.
Girar las líneas rectas de tus pezones.
Me he quedado solo en la inmensidad de las estrellas que quise tocar.

Dime al oído que no quieres nada personal y la música y tus besos jugosos y mi delgadez de sentidos y tú /infinita...
infinita y fingida en lenguas borrachas
borrosas.


Me han estado matando
me he estado perdiendo...
perdiendo, pudriendo, pelándome a propósito de prismas parietales, pintando piedras entre perros pasicortos y peligrosas penetraciones en tu pecado.

y cambia a Rojo...
Rico en ritos, rateros de rieles rumanos
refrescados en ratos ridículos, un rayo remoto... ruidoso
en resultados rutinarios... rojo de respirar.

Una de tantas veces me dijeron que la vida está en ese otro lado del sol,
una de tantas veces probé la ruta y quise volver,
otra de esas muchas salté al vacío por la desesperación de verte reír,
verte reír besar tocar y mojar
y una de esas ocasiones me dijiste que nunca fui yo el que te dio un soplo de vida cuando reíste besaste tocaste y mojaste
y hubiera querido que no
pero tú me tomaste por el pantalón
fuiste despiadada y me asesinaste con tu lengua para que buscase entre tus pechos,
para que me mareara mordiendo tus pezones,
de vértigo me asfixiara cuando acercaras tu entrepierna apenas escondido en tu vanidad,
la acercaste y rozaste
rozaste tibia y húmeda
me dijiste al oído mientras suspirabas que te manchara...
te arrastré hasta los pastos entre tus sonidos en mi oído y tu mano en tu deseo,
te quitaste todo y te arrodillaste
me pediste que te hiciera llorar
y con los ojos fijos en la puerta de tu alma te perseguí,
frenético te perseguí,
tus pezones se hicieron agua y mi aliento olas....
luego reíste me besaste me tocaste y te mojaste.

[ Juan Orrego ]

--------------------

(Página 6)
I*

Talento con hielo, pedí.
una tabla con versos
ofreciste
en el mismo café de siempre
[a la hora del humo invisible]
bebiste mi poesía,
brindamos por la tuya
y dormimos bajo nuestras sábanas.







[donde hicimos el poema]






*Banquete

--------------------

(Página 7)
II*


Despacito, despacito,
cuidado con la lámpara.

[ahora queda sólo la polera]



Cierro los ojos,
descubro un espacio y lo llevo a tu mano.
Arrincono tu mirada insistente
y la luz sin pulsar el suelo.

A la altura de los ojos se espesan los umbrales
Los labios formulan la exacta proporción de lo distante


[despacito, despacito]





*Ritual



[Bernardita Yanucci]

--------------------

(Página 8)
TÍTULO TENTATIVO


¡Imagina!

la puerta justo enfrente de la cama
no hace otra cosa que anunciar una visita nefasta
real o soñada, lo mismo da
sin embargo, nefasta; incalculablemente perdida

los bichos de la noche no han aparecido
—al menos no oficialmente—
y todo parece indicar que sucederá algo

¿profano?

la casa, la disposición de tu cuerpo
la luz y su tenue recorrido
la ropa tirada en el piso como un difunto de semanas pretéritas
los libros, las sombras
incluso la misma puerta y la cama antes referidos:

¡TODO!

todo habla —sin hablar, por supuesto—
de un hecho irremediable
de una muerte distinta a la de todas las noches

[ Sergio Domínguez ]

--------------------

(Página 9)
AY MARILYN, AY EZRA

El taco aguja de la rubia angelical
descuartizó a la paloma tatuada en el rostro de la poza

[ Pablo Rojas ]
--------------------

(Páginas 10 y 11)
TRATADOS DE FLORIPONDIO
Vagineo Laberintismo Submarinismo

el cuerpo se comporta –en lo alucinógeno- como
un vaginazo antisocial.
busca reorganizarse con la no ley de la naturaleza.

El floripondio reabre los campos de la siembra perceptiva.

Se avanza en texturas.

el barco el cuerpo naufraga las coordenadas.
Disfrutamiento de la deriva no como
estado existencial voluntarioso o
como una reacción a la línea cronológica,
sino más bien como un presente perpetuoso.
Como un laberintismo abducido por lo autoocultante.

Floripondia narcótica. Floripondismo


La composición de la escritura atraviesa el absurdo
como una mano atraviesa el estrato del submarinismo vaginal patriarca.
La ruptura que se tiene que avanzar o
lamer para escribir es el parto irremediable de la visión

el nacimiento de la miopía

la escritura es la miseria el tacto ciego
el oleaje de la descomposición
Advertencias a espejos muertos:
explosiones transitorias de habla,
reunión de diccionarios heridos
murmullaje polifónico del tripaje oscuro
de las portalidades perceptivas
del floripondismo sicosísmico: dilatación extranjera
del viaje fluvial
que hace el territorio gramatical
de la lengua para adaptarse (hablar)
en un rincón que nunca se nombra del todo y que
hiperventila los nombres
huerfaneándoles el esqueleto erótico.


la no expansión es el gran gesto amoroso del oso
y del mozo (dios)
el universo se contrae –a sí mismo- como un úteroventosa.
aspira sus elementos (las coreografías)

la objetividad es el único recurso armamentista
turbio, subjetivo, real.
la objetividad se ve con el floripondio
allí se divisan los pelitos coloridos que florecen
de la cáscara de las cosas.

[ Sabrina Yarur (1978 – 2004) ]

--------------------

(Páginas 12 y 13)
BREVES ANOTACIONES DEL MONSTRUO
(Este texto corresponde a la deformación
de fraseos sueltos dejados por Sabrina Yarur)

I

Divinidades lloronas goterones enmarcados
en el sexo luciérnago un griterío de labios de combos.
La mocha escritural del sentido.
La arteria aterciopelada se recorre laberínticamente pensándose
como un pantano de catedrales budistas.

Los templos de la percepción –los radares afectivos,
los semáforos digestivos-
el tránsito de la legislación ocular

II

Las piezas alcohólicas del cuerpo
vasos comunicantes
rastrilleo de imágenes decapitadas –por el aguarrás
del tiempo o por la liquidez hiperoculta de la conciencia-
nadie se reúne en la reunión atómica de la intoxicación,
es decir, nunca hay reunión ni comunicación,
sino un chisporroteo de gritoneos químicos envueltos
en una tela vúlvica que escupe sus sentidos para civilizar
la esperma de la cosmovisión paternofálica.

III

El sudor que gotea de la cáscara de las palabras es
el ‘asilo de la pobreza de los nombres’ la fotocopia extraña que
desoculta un bla-bla
el proyecto laborioso de los ratoncillos subterráneos

IV

Los que se han mirado se han muerto
o se sienten propensos a ser interrumpidos
sistemáticamente por una monstruosa pantanosidad exiliada,
por una delicada atmósfera atrincherada,
como si los márgenes imaginativos –que son los reales
y los propensamente muertos- se detuvieran en la fila
de un supermercado declarando una rebelión de consumo
pidiendo hablar con los escenógrafos y coreógrafos.
Gritoneándoles sus maneras panópticas de resolver
la insurrección estomacal que significa el cambio.

[ Simón Abufom ]

--------------------

(Página 14)
EL MONOPOLISTA DE ESTRELLAS

Cierta vez me las di de comerciante, de un comerciante poco ortodoxo, con prácticas que realmente podían catalogar a mis lóbulos de genios. Me levanté temprano con una idea que remecería el mercado: un monopolista de estrellas. Sólo me bastaba por las noches subirme al techo y cogerlas con mis manos y guardarlas en un canasto.

Puse un puesto de estrellas entre las esquinas más concurridas de la ciudad,
con un gran letrero que decía:

Vendo estrella a cambio de un sueño

Al cabo de dos años no vendí ninguna
sólo una vez estuve cerca.

[ Sergio Zapata ]

--------------------



Lás páginas 1-15-16, corresponden a: portada, mail de contacto y contraportada (Fragmento del poema “Advertencia al lector” de Nicanor Parra) sucesivamente.

2 comentarios:

Simón dijo...

yaaa
es la clásica escritura inexpresiva
¿qué tratan de decir estos niños?
nada
una cara de nada que se abre en los pétalos del silencio
no es poesía de nivel aéreo
es navalístico medio militar
me suena más a himno
una vez escuché una canción que decía
cielito, cielito de la independencia
por ahí van estos calugosos

Simón dijo...

poesía del subcomentario
escriben como si estuvieran en el estadio
se escucha la bulla

o controlan el ruido o van a pasar de poemario a comentario.
lo cual no es malo, porque lo importante es la plata o no? dijo el idiota de las lenguas


pienso después de la resaca entre que se queden durmiendo esperando que la baba se hiciera tacto